Cuentos infantiles para niños de primaria en imágenes bonitas

Buenas tardes queridos lectores, en esta oportunidad les traemos cuatro hermosos cuentos para que niños de primaria puedan disfrutar ya sea durante la hora de literatura, como en su casa un dia lluvioso o antes de dormir. Entre ellos encontraras cuentos de terror, de aventura, entre otros.

Cuentos infantiles para chicos de primaria

1- El ratón, el pájaro y la salchicha

Una vez, un ratón, un pájaro y una salchicha se convirtieron en compañeros, mantuvieron la casa juntos, vivieron bien y felizmente el uno con el otro y aumentaron maravillosamente sus posesiones. El trabajo de la ave era volar todos los días en el bosque y traer de vuelta la madera. El ratón tenía que llevar agua, encender el fuego, y poner la mesa, pero la salchicha tenía que cocinar.

El que está demasiado bien siempre está deseando algo nuevo. Un día, por lo tanto, el pájaro se encontró con otro pájaro, en el camino, a quien le contó sus excelentes circunstancias y se jactó de ellos. El otro pájaro, sin embargo, lo llamó un pobre simplón por su duro trabajo, pero dijo que los dos en casa tenían buenos tiempos. Porque cuando el ratón encendió y llevó agua, entró en su pequeño cuarto para descansar hasta que la llamaron para que pusiera la mesa. La salchicha se quedó junto a la olla, vio que la comida estaba cocinándose bien, y cuando ya era casi la hora de la cena, se rodaba una o dos veces a través del caldo o las verduras y luego preparaba la mantequilla, y listo. Cuando el pájaro volvía a casa y dejaba su carga, se sentaban a comer, y después de haber comido, dormían hasta la mañana siguiente, y esa era una vida espléndida.

Al día siguiente, el pájaro, empujado por el otro pájaro, no iría más hacia el bosque, diciendo que había sido un esclavo durante bastante tiempo, y había sido engañado por ellos, y que debían cambiar por una vez, y tratar de arreglarlo de otra manera. Y, aunque el ratón y la salchicha también rogaban con seriedad, el pájaro tendría su camino, y dijo que debía ser juzgado. Echaron suertes sobre él, y el lote cayó en la salchicha que debía llevar la madera, el ratón hacer de cocinero, y el pájaro debía buscar el agua.

¿Que pasó? La pequeña salchicha salió hacia el bosque, el pequeño pájaro encendió el fuego, el ratón se quedó junto a la olla y esperó solo hasta que llegó la pequeña salchicha y trajo leña para el día siguiente. Pero la pequeña salchicha permaneció tanto tiempo en el camino que ambos temieron que algo anduviera mal, y el pájaro voló un poco en el aire para encontrarlo. No muy lejos, sin embargo, encontró a un perro en el camino que había consumido a la salchicha como botín, y la había agarrado y tragado. El pájaro acusó al perro de un acto de robo, pero fue en vano hablar, porque el perro dijo que había discutido con la salchicha, por lo que decidió quitarle la.

El pájaro tomó tristemente la madera, voló a casa, y relató lo que había visto y oído. Estaban muy preocupados, pero acordaron hacer todo lo posible y permanecer juntos. Entonces el pájaro puso la mesa, y el ratón preparó la comida, y quiso ponerla, y entrar en la olla como hacía la salchicha, y rodar y arrastrarse entre las verduras para mezclarlas; pero antes de meterse en medio de ellos, ella se detuvo, perdió su piel, pelo y vida en el intento.

Cuando el pájaro llegó a llevar la cena, no había cocinero. En su angustia, el pájaro arrojó la madera aquí y allá, llamó y buscó, ¡pero no había cocinero! Debido a su descuido la leña se incendió, se produjo una conflagración, el pájaro se apresuró a recoger agua, y luego el cubo cayó de sus garras al pozo, cayó con él, y no pudo recuperarse, sino que tuvo que ahogarse ahí.


2- El puente cubierto

Sólo había una manera de llegar a la ciudad. Caminando o montando, había solamente una carretera que cruzaba el río. El río no estaba mal, a pesar de que el agua se ponía un poco alto y áspera cuando las fuertes lluvias llegaban a principios de primavera o finales del otoño.

El camino no era malo, a pesar de que se estrechaba en partes y se retorcía de un lado a otro a través de las colinas, a veces con giros tan cerrados que Carol estaba segura de que su mamá o papá se estrellaría contra algo en algún moemnto.

Pero rara vez había nada en el camino en la otra dirección, y nunca encontraron otro coche en las curvas apretadas. No, a Carol no le importó mucho el camino. Pero había algo en el puente, el viejo puente cubierto de madera que tragaba el coche y lo bañaba de sombras. Había algo que Carol odiaba.

-Ese puente me da miedo -le dijo a su amiga Jackie una noche mientras se sentaban en el porche de Carol.

“Eso no es espeluznante”, dijo Jackie.

“Es para mí”, dijo Carol.

Jackie sacudió la cabeza. -Te diré lo espeluznante, Marigots, son espeluznantes. Ella se estremeció.

“¿Que es eso?”

“Mi abuela me habló de ellos, dijo que salen una vez cada cincuenta años, si las condiciones son correctas, sólo salen por una hora, son como gusanos gordos, pero comen carne, tienen dientes. están a punto de regresar.

-Eso es una locura -dijo Carol, sintiendo un ligero escalofrío por sus hombros y por sus brazos-. No quería oír más sobre esas tonterías. Incluso las cosas inventadas podrían ser espeluznantes una vez que el sol se ponía.

“Es verdad.” Jackie se levantó y señaló hacia el patio. Sus ojos se abrieron de par en par. Su boca se movió por un momento, pero no salió ningún sonido. Finalmente, el grito se liberó. “¡HAY UNO!”

Carol saltó de su asiento y la apretó contra la pared junto a la puerta principal. “¿Dónde?”

“Te tengo.” Jackie se echó a reír.

Jackie, eso no es agradable. Carol trató de relajarse, pero ella podía sentir su corazón golpeando en su pecho.

-Lo siento -dijo Jackie. “No pude resistir, deberías haber visto tu cara, vamos, tengo que irme”.

-Hasta el puente -dijo Carol-.

-¿No te animas?

“No.”

Jackie se encogió de hombros y se levantó. Carol la siguió por el camino hacia el puente.

Dos veces, Jackie se detuvo y gritó: -¡HAY UNO! Ambas veces, Carol saltó. Ambas veces, Jackie se rió. “Bueno”, preguntó Jackie cuando llegaron al puente. -¿Me vas a llevar más lejos?

Carol sacudió la cabeza. Cruzar era bastante malo. Pero si ella pasaba el puente con Jackie, eso significaba que tendría que volver a cruzar en el camino a casa – por sí misma.

Jackie corrió hacia el centro del puente. Estaba casi perdida en las sombras. Todo lo que Carol podía ver era una forma vaga. Mira, nada de miedo, vamos, camina unos pasos conmigo y te alegrarás de haberlo hecho.

Carol respiró profundamente. Si caminaba un poco con Jackie, ella podría mantenerla a la vista cuando volviera a su lado. “Quédate ahí”, dijo, odiando lo tímida que sonaba.

Pisó en el puente. La madera, construida para soportar el peso de automóviles y camiones, no chirriaba en protesta por esta ligera carga. “Jackie, ¿estás ahí?” La forma no parecía estar cada vez más cerca. Carol caminó, preparándose, esperando que Jackie saltara hacia ella y gritara a Boo. cualquier momento. ¿Jackie? -gritó ella de nuevo.

No hubo respuesta. Carol se quedó inmóvil, sin saber si seguir adelante y buscar a Jackie o correr atrás. Dio otro paso, y otra. Finalmente, delante, vio una tenue luz. La noche, oscura pero más brillante que el interior del puente, reveló a Jackie de pie en el suelo delante.

Carol corrió hacia adelante, deteniéndose en el mismo borde del puente. Estaba demasiado enojada con Carol por que se había ido. -No me esperaste.

“Hola, te hice un favor, lo hiciste, ahora sabes que no hay nada que temer.”

Carol empezó a responder. Pero algo le llamó la atención. En el suelo, alrededor de Jackie, pequeños montículos de tierra estaban empujando hacia arriba. Al principio, Carol pensó que era un truco de las sombras. Ella se dio cuenta de que no era un truco cuando vio cientos de criaturas viscosas y retorcidas saliendo de los agujeros. Incluso en la oscuridad, sus dientes brillaban intensamente.

-¡Jackie, ten cuidado! Carol gritó, extendiendo la mano hacia su amiga. “¡Date Prisa!”

“Sí. ja, ja. no te creo”, dijo Jackie, dando un paso lejos del puente.

Esas fueron las últimas palabras que pronunció. Carol miró horrorizada mientras los marigots se arremolinaban sobre Jackie, arrastrándola hacia abajo. Ella se congeló, aterrada, incapaz de apartarse de la vista, incapaz de correr.

No fue hasta bien después de que los marigots regresaron al suelo que el cerebro de Carol comenzó a funcionar de nuevo. Estoy viva, se dio cuenta. Ese fue su primer pensamiento. Su segundo pensamiento le llevó una extraña sonrisa a los labios. Había una razón por la que había sobrevivido. Los marigots tenían algo en común con ella. Ellos también debieron de tener miedo del puente.

Carol se volvió. Todavía tenía que cruzar el puente para volver a casa. Era aterrador, pero sabía que podía vivir con ella.


3- La danza de la primavera

-Dianne, ¿tienes algún plan el viernes por la noche? -preguntó Billy Troll.

“No, simplemente me iba a quedar en casa y ver la televisión”, dijo Dianne Troll. “¿Por qué, qué pasa?”

-Bueno, la Danza de Primavera del pueblo de Troll es esta noche de viernes -dijo Billy-.

-¡Oh, el baile de primavera! -exclamó Dianne-. “¡Había oído que se acercaba, pero no pensé que sería pronto!”

-¿Quieres ir conmigo? -preguntó Billy.

“¡Sí, lo haría!” Exclamó Dianne. “¿Quién va a ser el entretenimiento este año? Espero que sea alguien bueno. El año pasado, los Trolls Jagged lo arruinaron. ”

“Sí, lo hicieron”, dijo Billy, sonriendo a sí mismo. Y no te preocupes. Estoy seguro de que te divertirás.

-De acuerdo -dijo Dianne-. -¡Tienes una cita!

Dianne estaba muy alegre toda la semana. Le encantaba ir a bailar, especialmente con su buen amigo, Billy Troll.

-Quién sabe -dijo Dianne consigo misma-. -Tal vez tenga la oportunidad de bailar con Billy.

Billy y Dianne habían estado en varios bailes en el pasado, pero como Billy es un cantante, por lo general está en el escenario y no en la pista de baile.

El viernes por la noche llegó y Dianne estaba lista para ir cuando Billy llegó. Era un caballero perfecto, incluso fijando un bonito ramillete de clavel rosa y blanco en el nuevo vestido de primavera de Dianne “.

“Te ves preciosa, Dianne,” dijo Billy, dándole un beso en la mejilla.

-¿Por qué? -preguntó Dianne. -Así que nunca me dijiste quién nos iba a entretener esta noche.

-Es una sorpresa -dijo Billy-.

El centro de recreación estaba bellamente decorado con serpentinas de color primaveral. Estaba lleno, también. Todo el mundo de Troll Town estaba allí. Dianne se sintió muy honrada de estar con el troll más popular en Troll Town.

-Oh, mira -dijo Billy, notando que un disc jockey preparaba su equipo-. “El entretenimiento ha llegado!”

-Un disc-jockey -dijo Dianne sorprendida-. “Que buena idea”

La música comenzó a tocar y la gente empezó a bailar.

“Ahora, me gustaría tocar la música de nuestro propio héroe Troll Town, Billy Troll”, anunció el disc jockey.

“Así que esa es la sorpresa”, dijo Dianne.

“No, esto no es”, dijo Billy, tomando la mano de Dianne y llevándola a la pista de baile.

-¡Esto es genial! -dijo Dianne. “¡Tengo que escucharte cantar y bailar contigo al mismo tiempo!”


4- El hermano gemelo del conejo de pascua

La Pascua se acercaba rápidamente. El conejito de pascua estaba abajo en su guarida. Estaba preparando todos los chocolates y caramelos que estaría repartiendo a todos los chicos y chicas que habían sido buenos.

En el fondo de otra guarida al otro lado del bosque, había otro conejito. Este conejito era hermano gemelo del conejito de pascua. Su nombre era Freddy.

Freddy estaba celoso de su hermano gemelo debido a toda la publicidad y fama que había estado recibiendo. El Conejo de Pascua siempre había sido un buen conejito. Nunca había causado ningún problema. Sin embargo, Freddy era otra historia. No había sido más que problemas desde el día en que nació. De hecho, había causado tantos problemas que sus padres lo habían abandonado. El Conejo de Pascua nunca supo que tenía un hermano gemelo. Por lo que sabía, era un hijo único.

“Puedo hacer una canasta de Pascua mejor que mi hermano gemelo”, dijo Freddy a sí mismo, un día. “Sé lo que los niños quieren para la Pascua, se están cansando de chocolate y dulces, quieren algo diferente”.

Durante los días siguientes, Freddy fue a trabajar. Hizo pequeños autos de carreras para los chicos e hizo pequeños vestidos de lujo para las chicas. Trabajó muy duro y logró tener todo listo justo a tiempo.

El conejito de pascua entregó sus chocolates y caramelos de Pascua a todos los muchachos y muchachas en su lista. Freddy lo siguió de cerca y entregó sus regalos.

En la mañana de Pascua, los niños les encantaron sus sorpresas especiales. Se sentaron enseguida y escribieron cartas de agradecimiento al Conejo de Pascua.

El Conejo de Pascua se sorprendió mucho al leer las miles de cartas que había recibido. Los niños no sólo le daban las gracias por los chocolates y caramelos que les había dado, sino que también le estaban dando las gracias por los coches de carreras y los trajes de lujo.

“¿Que esta pasando aqui?” se preguntó el Conejo de Pascua. “No dejé juguetes ni ropa a los niños, les dejé chocolates y caramelos. Juguetes y ropa, ¡eh, qué idea tan maravillosa!”

Debido a que el conejo de Pascua era un conejito muy honesto, él decidió que descubriría quién había hecho esta idea maravillosa. No quería robarle la idea de nadie.

La Pascua siguiente, el Conejito de Pascua fue a trabajar como de costumbre. Entregó una gran cantidad de finos huevos de Pascua de chocolate y dulces de colores brillantes a todos los niños. Cuando llegó a la última casa, se escondió detrás de una mecedora en lugar de volver a casa. En unos quince minutos, otro conejo entró en la casa. Tenía una cesta con él. El conejito de pascua vio el conejito tomar un vestido hermoso de la cesta. Entonces, el conejito sacó un carro de bomberos de madera de la canasta.

“¿Quién eres tú?” -preguntó el Conejo de Pascua, saliendo de detrás de su escondite.

-Oh -dijo Freddy. “Hola, soy tu hermano gemelo, Freddy.”

“¡Mi hermano gemelo!” -exclamó el Conejo de Pascua. “Eso es imposible.”

Freddy le contó al Conejo de Pascua toda su triste historia.

“¿Por qué tuve que ser un conejito tan malo?” Freddy lloró. -¿Por qué no podía ser más como tú?

-Freddy -dijo el Conejo de Pascua. “Eres como yo.”

-No -dijo Freddy. “Soy cruel, tu eres amable y gentil.”

-Eso no es cierto -dijo el Conejo de Pascua. “Mira todos los juguetes y bonitos vestidos que has hecho para los niños, cualquiera que pueda hacer todo eso no es malo, lo que has hecho es un acto de bondad muy desinteresado”.

“Realmente,” dijo Freddy.

“Realmente”, dijo el Conejo de Pascua. “Has traído tanta alegría a los niños con tus dones”.

El Conejito de Pascua le mostró a Freddy una de las cartas que había recibido. Las lágrimas llegaron a los ojos de Freddy cuando lo leyó.

“¡Guau!” -dijo Freddy. “¡Realmente les gustan las cosas que hice para ellos!”

-Sí, hermano gemelo -dijo el Conejo de Pascua. Ahora, ¿quieres hacer negocios juntos? puedes seguir haciendo todos tus regalos y yo seguiré haciendo el chocolate y los caramelos “.

“¡Gran idea!” -dijo Freddy.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here