Imágenes bonitas para niños de cuentos infantiles con hadas

Buenas tardes queridos lectores, en esta oportunidad decidimos traerles alguno de los mejores cuentos infantiles con hadas para que puedan disfrutar junto a sus seres queridos. Ademas, dejaremos una gran cantidad de imágenes referidos a los mismos para que puedas descargar o compartir en tus redes sociales favoritas.

Cuentos e imágenes de hadas de cuentos infantiles

1er cuento infantil – Rapunzel

Había una vez una pareja que hacía mucho tiempo que deseaba un hijo. Finalmente, la mujer esperó que Dios estuviera a punto de concederle su deseo. Tenían una ventanita en el fondo de su casa, desde donde se veía un espléndido jardín, lleno de hermosas flores y hierbas. Sin embargo, estaba rodeado por un muro alto, y nadie se atrevía a entrar en él porque pertenecía a una hechicera, que tenía gran poder y era temida por todo el mundo.

Un día la mujer estaba de pie junto a una ventana y mirando hacia el jardín, cuando vio una maceta que estaba plantada con la más hermosa rampión, y parecía tan fresca y verde que ella la anhelaba, y tenía el mayor deseo de comer un poco de ella. Este deseo aumentaba cada día, y como ella sabía que no podía conseguir nada de eso, se alejó bastante y comenzó a ponerse pálida y miserable. Su esposo se alarmó y preguntó: -¿Qué te hace triste, querida esposa? “Ah”, respondió, “si no puedo comer algo de la rampión, que está en el jardín detrás de nuestra casa, moriré”. El hombre, que la amaba, pensó, antes de dejar morir a su esposa, le traerá un poco de la rampión. Es por eso que trepó por la pared hacia el jardín de la hechicera, apretó apresuradamente un puñado de rampiones y se lo llevó a su esposa. De pronto se preparó una ensalada y se la comió con avidez. Era tan pero tan buena, que al día siguiente la deseaba tres veces más que antes. Es por ello que su marido nuevamente debía volver al jardín.

En la penumbra de la noche, se dejó caer de nuevo. Pero cuando trepo por la pared, estaba terriblemente asustado, porque vio a la hechicera de pie delante de él. “¿Cómo te atreves?”, dijo con mirada de enojo, “descender a mi jardín y robar mi rampión como un ladrón, sufrirás por ello”. Él respondió: “Que la misericordia ocupe el lugar de la justicia, sólo me he decidido a hacerlo por necesidad. Mi esposa vio su rampión desde la ventana, y sentía un anhelo de que ella moriría si no conseguir un poco para comer “. Entonces la hechicera permitió que su ira se ablandara, y le dijo, si el caso es como tú dices, yo te permitiré llevar contigo tanta rampión como tú desees, sólo con una condición, debes darme la niña que su esposa traerá al mundo. Debe ser bien tratada, y yo lo cuidaré como una madre. El hombre en su terror consintió en todo, y cuando la mujer fue llevada a la cama, la hechicera apareció enseguida, le dio al niño el nombre de Rapunzel, y se la llevó con ella. Rapunzel se convirtió en la niña más hermosa existente bajo el sol.

Cuando tenía doce años, la hechicera la encerró en una torre, que estaba en un bosque, sin escaleras ni puerta, pero en la parte superior había una pequeña ventana. Cuando la encantadora quiso entrar, se puso debajo de ella y gritó: “Rapunzel, Rapunzel, bájame el pelo”.

Rapunzel tenía un cabello largo y magnífico, fino como oro hilado, y cuando oyó la voz de la hechicera, desabrochó sus trenzas, las arrolló alrededor de uno de los ganchos de la ventana, y luego el cabello cayó veinte leguas hacia abajo así la hechicera podía subir por medio de ella.

Después de un año o dos, sucedió que el hijo del rey cruzó el bosque y pasó junto a la torre. Entonces oyó una canción, que era tan encantadora que se quedó quieto escuchándola. Ésta era Rapunzel, que en su soledad pasó su tiempo practicando una dulce voz. El hijo del rey quería subir hasta ella, y buscó la puerta de la torre, pero no encontró ninguna. Volvió a casa, pero el canto le había tocado tan profundamente el corazón, que cada día salía al bosque y lo escuchaba. Una vez, estaba de pie detrás de un árbol, vio que llegó una hechicera y oyó cómo lloraba.

“Si esa es la escalera por la que se monta, también voy a probar mi fortuna”. Pensó él, y al día siguiente cuando empezó a oscurecer, fue a la torre y gritó: “Rapunzel, Rapunzel, bájame el pelo”. Inmediatamente el cabello cayó y el hijo del rey subió. Al principio Rapunzel estaba terriblemente asustada cuando un hombre, que nunca habían visto sus ojos, se acercó a ella. Pero el hijo del rey comenzó a hablarle como a una amiga, y le dijo que su corazón había estado tan agitado que no lo dejaba descansar, y se vio obligado a verla. Entonces rapunzel perdió su miedo, y él le preguntó si ella lo tomaría como su marido. Ella vio que él era joven y guapo, pensó, él me amará más que lo que la vieja dama gótica lo hace. Y dijo que sí, y puso su mano en la suya. Ella dijo, me iré voluntariamente con usted, pero no sé cómo bajar. Traiga consigo una madeja de seda cada vez que vaya, y yo tejeré una escalera con ella, y cuando esté lista descenderé, y usted me llevará a su caballo.

Ellos estaban de acuerdo en que hasta ese momento él debía venir a ella todas las noches, ya que la vieja venía de día. La hechicera no dijo nada de esto, hasta que una vez Rapunzel le dijo, dime, cómo sucede que tú eres mucho más pesada para levantar que el hijo del rey. ¡Ah! ¡Hija malvada! -gritó la hechicera-. ¿Qué te oigo decir? Pensé que te había separado de todo el mundo, y aún así me has engañado. En su cólera agarró las hermosas mechas del rapunzel, las envolvió dos veces alrededor de su mano izquierda, cogió unas tijeras con la derecha, las cortó, y las trenzas encantadoras quedaron en el suelo. Y ella estaba tan despiadada que llevó a rapunzel a un desierto donde tuvo que vivir en gran pesar y miseria.

Sin embargo, el mismo día en que se llevó a rapunzel, la hechicera ató las mechas de pelo que había cortado al gancho de la ventana. Mas tarde, el hijo del rey vino y gritó, rapunzel, rapunzel, baja el pelo. El hijo del rey ascendió, pero en lugar de encontrar a su querido rapunzel, encontró a la hechicera, que lo miraba de una forma malvada y venenosa. Aha, gritó burlonamente, buscarías a tu querida, pero el hermoso pájaro ya no canta en el nido. El gato lo tiene, y le rasparán los ojos también. Rapunzel esta perdida para usted. Nunca la volverás a ver. El hijo del rey estaba fuera de sí, adolorido, y en su desesperación saltó de la torre. Cayo encima de unas espinas que atravesaron sus ojos. Luego vagó ciego por el bosque, no comió nada más que raíces y bayas, y no hizo más que lamentarse y llorar por la pérdida de su querida esposa. Por lo tanto, vagó por la miseria durante algunos años, y al fin llegó al desierto donde Rapunzel, con los gemelos a los que había dado a luz, un niño y una niña, vivían en la miseria. Oyó una voz, y le pareció tan familiar que se dirigió hacia ella, y cuando se acercó, Rapunzel lo conoció, cayó sobre su cuello y lloró. Dos de sus lágrimas le mojaron los ojos y volvieron a esclarecerse, y él pudo ver con ellos como antes. Él la condujo a su reino donde fue recibido gozosamente, y vivieron por mucho tiempo después, contentos y felices.


2do cuento infantil – Cenicienta

Érase una vez … vivía una niña infeliz. Era desdichada, porque su madre había muerto, su padre se había casado con otra mujer, una viuda con dos hijas, y a su madrastra no le gustaba ni un poquito. Todas las cosas agradables, pensamientos amables y toques amorosos eran para sus propias hijas. Y no sólo los pensamientos amables y el amor, sino también vestidos, zapatos, comida deliciosa, cómodas camas, así como todas las comodidades del hogar. Todo esto fue puesto para sus hijas. Pero, para la pobre niña infeliz, no había nada en absoluto. No había vestidos, sólo los usados anteriormente por sus hermanastras. No hay platos ricos para ella, nada más que desechos. No hay descansos agradables y comodidad. Porque tenía que trabajar duro todo el día, y sólo al atardecer le permitían sentarse un rato junto al fuego, cerca de las cenizas. Así es como consiguió su apodo, porque todos la llamaban Cenicienta. Cenicienta solía pasar largas horas solo conversando con el gato. El gato decía,

“Miaow”, que en realidad significaba: “Anímate, tienes algo que ni tus hermanastras tienen y eso es belleza”.

Era cierto. Cenicienta, incluso vestida de harapos con un rostro gris por las cenizas, era una muchacha encantadora. Mientras sus hermanastras, por más espléndidas y elegantes que fueran sus vestimentas, seguían siendo torpes, grumosas y feas, y siempre lo serían.

Un día, unos hermosos vestidos nuevos llegaron a la casa. Había una fiesta en la Corte y las hermanastras se preparaban para ir a ella. Cenicienta, ni siquiera se atrevió a preguntar, “¿Qué hay de mí?” Porque sabía bien cuál sería la respuesta a eso:

Mi querida niña, te quedarás en casa para lavar los platos, fregar los pisos y preparar las camas para tus hermanastras que volverán a casa cansadas y muy dormidas. Cenicienta suspiró al gato.

-¡Oh, estoy tan desgraciado! Y el gato murmuró “Miaow”.

De repente algo asombroso sucedió. En la cocina, donde Cenicienta estaba sentada sola, se oyó un rayo de luz y apareció un hada.

-No te alarmes, Cenicienta -dijo el hada-. “El viento me sopló tus suspiros, yo sé que te encantaría ir al baile, ¡y así será!”

-¿Cómo puedo, vestido de harapos? Cenicienta respondió. -¡Los sirvientes me rechazarán! El hada sonrió. Con un chasquido de su varita mágica … Cenicienta se encontró usando el vestido más hermoso, el más lindo jamás visto en el reino.

-Ahora que hemos resuelto el asunto del vestido -dijo el hada-, tendremos que conseguirte un coche, ¡una verdadera dama nunca iría a una fiesta a pie!

¡Rápido, pásame una calabaza! ella ordeno.

-Oh, por supuesto -dijo Cenicienta, corriendo. Entonces el hada se volvió hacia el gato.

-¡Tú, tráeme siete ratones!

¡Siete ratones! -dijo el gato-. “¡Yo no sabía que las hadas comieran ratones también!”

“No son para comer, tonto, haz lo que te dicen … y, ¡recuerda que deben estar vivos!”

Cenicienta volvió pronto con una calabaza y el gato con siete ratones que había atrapado en el sótano.

“¡Bueno!” -exclamó la hada. Con un toque de su varita mágica … maravilla de maravillas! La calabaza se convirtió en un coche brillante y los ratones se convirtieron en seis caballos blancos, mientras que el séptimo ratón se convirtió en un cochero, con un uniforme elegante y con su látigo. Cenicienta apenas podía creer lo que veía.

-Te presentaré en la corte, y pronto verás que el príncipe en cuyo honor está hecha la fiesta estará encantado por tu hermosura, pero recuerde que debe dejar la fiesta a media noche y volver a casa. El hechizo termina, tu carruaje volverá a ser una calabaza, los caballos volverán a ser ratones y el cochero volverá a ser un ratón … y te vestirás otra vez con trapos y zuecos en vez de estos delicados zapatos! ¿tú entiendes?” Cenicienta sonrió y dijo:

“¡Si entiendo!”

Cuando Cenicienta entró en el salón de baile del palacio, cayó un silencio. Todo el mundo se detuvo en mitad de la pista para admirar su elegancia, su belleza y gracia.

-¿Quién puede ser? Se preguntaban las personas. Las dos hermanastras también se preguntaban quién era la recién llegada, pues nunca la habían visto, ¿hubieran adivinado que la bella muchacha era realmente la pobre Cenicienta que hablaba con el gato?

Cuando el príncipe puso los ojos en Cenicienta, quedó impresionado por su belleza. Caminando hacia ella, se inclinó profundamente y le pidió que bailara. Y para la gran decepción de todas las jóvenes, bailó con Cenicienta toda la noche.

-¿Quién es usted, hermosa doncella? -le preguntó el príncipe. Pero Cenicienta sólo respondió:

“¡Qué importa quién soy!, nunca más me volverás a ver.”

-¡Oh, pero lo haré, estoy seguro! respondió.

Cenicienta tuvo un tiempo maravilloso en la fiesta … Pero, de repente, ella oyó el sonido de un reloj: el primer golpe de la medianoche! Recordó lo que la hada había dicho, y sin una palabra de despedida se deslizó de los brazos del príncipe y bajó corriendo los escalones. Mientras corría perdió uno de sus zapatos, ¡pero en ningún momento atino con detenerse a recogerlo! Si el último golpe de la medianoche sonaba … oh … ¡qué desastre sería! Huyó y desapareció en la noche.

El príncipe, que ahora estaba locamente enamorado de ella, recogió su zapato y dijo a sus ministros, “Ve y busca en todas partes a la chica cuyo pie este zapato encaja. ¡Nunca estaré contento hasta que la encuentre!” Así que los ministros probaron el zapato en el pie de todas las chicas … y también en el pie de Cenicienta … ¡Sorpresa! El zapato encajaba perfectamente.

“Esa horrible niña desordenada simplemente no puede haber estado en el baile”, dijo bruscamente la madrastra. -Dile al príncipe que debe casarse con una de mis dos hijas, ¿no ves qué fea es Cenicienta, no ves?

De repente se interrumpió, porque la hada había aparecido.

“¡Eso es suficiente!” -exclamó, alzando su varita mágica-. En un instante, Cenicienta apareció con un espléndido vestido, brillando con juventud y belleza. Su madrastra y sus hermanastras se quedaron boquiabiertas ante ella con asombro, y los ministros dijeron:

-¡Ven con nosotros, hermosa doncella! ¡El príncipe te espera para presentarte con su anillo de compromiso! Así que Cenicienta se fue alegremente con ellos y vivió felizmente con su príncipe. Y en cuanto al gato, él acaba de decir “Miaow”!

Imágenes de cuentos de hadas

Imagen de hadas de cuentos

Imagen de hadas para descargar

Imagen de hada para compartir

Imagen de rapunzel para descargar

Imagen de princesas y hadas

Imagen de hermosa hada de cuentos infantiles

Imagen de hadas de cuentos infantiles

Imagen de hermosa hada con tigre blanco

Imagen de hada realista para descargar

Imagen de princesas y hadas

Imagen de hada para compartir en Facebook

Imagen de hadas de cuentos infantiles para descargar

Imagen de hadas de cuentos de Disney

Imagen realista de hada

Imagen de tatuaje de hada

Imagen de la bella durmiente

Imagen animada de princesa

Imagen de hada con forma de flor

Imagen de hada con ojos celeste

Imagen de hada de Disney para descargar

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here